Espeleopaseo en la cueva del Escalón

 

espaesca1La ruta en la cueva del Escalón se trata sin duda de uno de los recorridos más demandados dentro de la Red de Cuevas del Alto Asón. Es una ruta que se adapta a todas las edades y que permite que los niños de edades comprendidas entre 8 y 100 años, acompañados de sus padres, puedan disfrutar del mundo subterráneo.

El acceso es desde el aparcamiento de Val de Asón en el municipio de Arredondo. Desde aquí en un corto recorrido de 15 minutos por el viejo camino de carretas de Socueva a Asón se accede a la cueva. La boca se encuentra tapada por vegetación y es difícil de encontrar. Existe un marcado camino que nos lleva hasta ella. Es importante no salirse del mismo pues existe en las inmediaciones de la boca otras torcas que pueden darnos un disgusto.

La primera referencia bibliográfica que existe de esta cueva data del año 1954. Año en el que espeleólogos del Espeleo Club de París realizaron una primera exploración. Sin embargo anteriormente a esta fecha ya fue conocida por los lugareños, tal y como atestiguan grabados de los años 30 en la colada de la fuente. Su cercanía al camino y sus grandes dimensiones invitan a pensar que se conoce desde tiempos inmemoriales.

Tras descender por entre unos bloques llegamos a un pequeño lago de barro que se sortea de piedra en piedra (o chapoteando, si se prefiere). Se franquea un panel concrecionado que nos da paso a una amplia galería encañonada.

AER12122610
Recorremos esta galería y esquivamos unos grandes bloques para llegar al pié de una formación conocida como el Caniche (o Popeye si se quiere).

AER12110902

Pasamos bajo esta curiosa formación hasta llegar a un Mamut petrificado que nos dejará pasar bajo su trompa.

AER12120801

En este momento hay que hacer una pequeña y fácil trepada (ojo con los resbalones).

AER12122613
Esta rampa estalagmítica da paso a una bonita galería en la que existen numerosas coladas, estalactitas y estalagmitas.

AER12110904
Continuamos hasta un balcón que a modo de mirador nos muestra la grandiosidad de la cueva. Con un fácil y zigzagueante descenso llegamos a la sala de La Fuente.

AER12122615
Un precioso lugar en el que apetece una pequeña parada para disfrutar del tamaño de la galería. Continuamos la ruta salvando unos grandes bloques por la izquierda hasta un nuevo obstáculo. Sin duda la mayor dificultad de la visita. Sin embargo con ayuda del guía y una cuerda lo salvamos sin mayores dificultades.

AER12122624

La visita continúa hasta otro balcón desde el que se puede apreciar el gran lago final de la cueva. Habremos recorrido unos 500 m. de cueva que nos parecerán toda una aventura. Bajamos al lago con mucho cuidado pues unas rampas de barro nos podrán a prueba el equilibrio.

Ya solo queda desandar lo andado y regresar a la luz del día. Una primera aproximación al mundo subterráneo de unas 2,5 a 3 horas de recorrido. Para los más peques, la aventura de su vida, para los mayores una forma de disfrutar de la espeleo en compañía.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail